Liquidaciones complementarias: nuevas fórmulas de las Oficinas Liquidadoras

Durante los últimos años se han disparado el número de liquidaciones complementarias del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, así como del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Si en cualquier grupo de conversación se saca el tema de las liquidaciones complementarias, o las comprobaciones de valor, inmediatamente alguien comentará molesto su experiencia o la de algún conocido, ya que rara es la compraventa de inmueble en la que no se recibe la correspondiente comprobación de valor.

Esto ocurre porque aunque la base imponible del impuesto se define como el “valor real” del inmueble, en la práctica dicho valor no tiene nada que ver con la realidad. En la mayoría de las autonomías se sigue empleando como medio preferente para la primera comprobación el uso del valor catastral por un coeficiente multiplicador no observando ninguna de las componentes de esta fórmula la realidad del mercado inmobiliario. Por un lado en los valores catastrales encontramos muy pocas ponencias recientes con lo que los valores están siendo actualizados por un coeficiente de ámbito nacional que no tiene en cuenta la evolución de los mercados locales y ni tan siquiera la variación media del precio de la vivienda (este coeficiente ha ido incrementando los valores catastrales y tan solo en los últimos años se ha mantenido congelado). Al mismo tiempo el coeficiente multiplicador (que se supone que es el que marcaba la relación entre el valor catastral y los valores de mercado parece que en ningún momento ha estado bien calculado (solo hay que comprobar como los coeficientes mantienen sus valores o se incrementan mientras según datos del índice general de precios del Ministerio de Fomento los precios de vivienda caen en picado).

solucion-alternativas

Pues bien, parece que ahora no solo los contribuyentes se han visto desbordados y apabullados por estas liquidaciones complementarias, también las propias Oficinas Liquidadoras se están viendo desbordadas. Cuando empezaron a recibirse estas comprobaciones los contribuyentes no sabían cómo actuar y se enojaban al comprobar como no servía de nada que juraran e intentaran demostrar que realmente habían adquirido por el valor declarado. Con el tiempo los contribuyentes se han ido informando y ahora conocen que pueden utilizar la vía de la Tasación Pericial Contradictoria para defender la adecuación del valor declarado, pero tanto desde la propia Administración como incluso desde notarías y gestoras se ha venido orientando hacia la vía o regla de aceptación directa que popularmente conocemos como “tasación del 10%” pero cada vez son más los contribuyentes que no se conforman con ese 10%. La generalización del procedimiento de la tasación pericial contradictoria y el rechazo de los valores comprobados también por los peritos terceros ha llevado a las oficinas liquidadoras a la tener que soportar los costes de dichos peritos terceros además del incremento de carga de gestión documental y quizás este sea el motivo real por el que las oficinas liquidadoras se están inventando fórmulas paralelas para reducir o acortar los procedimientos de tasación pericial contradictoria y no tener que llegar al perito tercero.

Ya venimos observando como en determinadas oficinas de Málaga, como por ejemplo la de Manilva,  aquellos que solicitan inicio de procedimiento de tasación pericial contradictoria reciben una nueva valoración de técnico con valor muy inferior al de la propuesta de liquidación inicial sin una clara fundamentación técnica y  carentes por completo de motivación y que solo parecen responder a un ajuste para que al contribuyente le salga a pagar algo menos de 1.000 €, cantidad que conocen que la mayoría prefieren abonar de inmediato. En otros municipios aplican un descuento más o menos fijo entre el 20 y el 30%.

Pero esta semana hemos recibido un caso que nos ha llamado mucho la atención desde la oficina liquidadora de Córdoba: Una vez solicitado el inicio del procedimiento de tasación pericial contradictoria el contribuyente recibe comunicación indicando que en la obligación de emitir tasación por parte de técnico de la administración este ha considerado adecuado el valor declarado y por lo tanto se anula la liquidación complementaria. Alguno podrá pensar que sería un caso de aceptación directa pero no era así, la diferencia entre comprobado y declarado era superior al 10%.

¿Que supone esto? Que el contribuyente que se conforma con la liquidación complementaria recibida pagará una cantidad de impuestos muy superior que el que presenta recurso de reposición o simplemente solicita tasación pericial contradictoria.

Aviso a contribuyentes: Las liquidaciones complementarias se pueden anular o reducir significativamente con la ayuda de profesionales realmente especializados en la materia y conocedores del modo de actuar de cada una de las oficinas liquidadoras.

RECTIFICACIÓN 05/2015: En el presente artículo se informa de la importancia de conocer la forma de actuar de cada oficina liquidadora y sus coordinadoras, pues bien, parte de la información que aparecía en esta entrada ya ha experimentado importantes cambios de tal manera que en el ejemplo de Manilva o Estepona ahora nos encontramos con que el mismo técnico que antes valoraba, según unos supuestos estudios de mercado, muy por debajo de los valores propuestos en la comprobación de valor inicial, ahora valora muy por encima del valor comprobado. Puede ampliar la información en la siguiente entrada:

” LAS INCOHERENCIAS EN LA TASACIÓN DEL PERITO DE LA ADMINISTRACIÓN ”

 

About the Author: